GSSE Montenegro 2019. La preparación de una gran competición

61524342_10216121964855510_1553966377973317632_o

Hola a todos. Este año está siendo especialmente intenso a nivel laboral y, por desgracia, no nos está permitiendo dedicar al blog todo el tiempo que nos gustaría. En las últimas seis semanas hemos estado preparando una nueva edición de los Juegos de los Pequeños Estados de Europa que, en esta ocasión se celebraba, en el bonito país de Montenegro. Vamos a aprovechar la ocasión para realizar, de manera simple, una pequeña explicación de el trabajo que hemos llevado a cabo para la preparación de esta competición.

En la anterior edición de este evento, la federación Islandesa de voleibol nos encargó la preparación de los equipos de voley playa. Sin embargo, el reto al que nos enfrentamos en esta ocasión fue mucho mayor, la selección femenina de voleibol, cuyo objetivo era la lucha por las medallas.

Los periodos preparatorios con una selección se hacen mucho más complicados que el día a día de un club, pues el objetivo marcado suele ser a corto plazo y no disponemos del tiempo suficiente con las jugadoras como para modificar ciertas acciones que no son de nuestro gusto. En algunas ocasiones las jugadoras pueden no estar adecuadamente preparadas para la carga de entrenamientos, lo que nos obliga a prestar mucha atención a la carga de los entrenamientos en niveles físico, técnico y táctico y viéndonos en la necesidad de dar descansos bien grupales o individuales.

En nuestro caso, hemos controlado el estado de cansancio y estrés de las jugadores por medio de cuestionarios realizados al principio y al final del entrenamiento donde valoraban su estado previo (horas de sueño, nivel de fatiga, estrés, etc.) y su estado al finalizar la sesión (la percepción del esfuerzo realizado). Esta evaluación resultó de gran importancia para modificar las cargas de entrenamientos, plantear los objetivos de las sesiones de trabajo o diseñar actividades para reducir el estrés.

El tiempo total de trabajo con el equipo nacional ha sido de seis semanas. Durante las primeras dos semanas, el grupo de jugadoras suele ser más grande de lo habitual (24 jugadoras) con la idea de dar la oportunidad a un mayor número de jugadoras y comprobar el nivel físico y técnico de cada una de ellas para hacer una reducción del grupo a partir de la tercera semana. Durante estas primeras dos semanas se hace fundamental inculcar nuestro sistema de trabajo y tener claro el funcionamiento del cuerpo técnico, organizando los entrenamientos dividiendo a los jugadores en grupos bien por especialidades o bien con trabajo técnico-táctico enfocado hacia los objetivos que fijamos para el equipo.

A partir de la tercera semana reducimos el grupo de 24 a 18 jugadoras, quedando tan sólo cuatro descartes para el campeonato. En este periodo estamos cerca del grupo final, con lo cual la elección dependerá mucho de los posibles problemas que puedan ocurrir durante estos últimos días. Nuestro trabajo se centra mucho más en nuestro plan de juego, realizando tan sólo sesiones técnicas durante las mañanas para aprovechar las tardes para un trabajo más táctico. Todo ello sin olvidar el trabajo físico individualizado de cada una de nuestras jugadoras con sesiones de gimnasio o circuitos previos a los entrenamientos, donde nuestro objetivo será principalmente el prevenir lesiones durante el campeonato y llegar en las mejores condiciones posibles a la competición.

Tan sólo una semana antes de la competición realizamos otros dos descartes, dejando un trabajo físico a las jugadoras que quedan fuera del grupo por si fuera necesaria su vuelta. El grupo de catorce está decidido pero, sin embargo, seguimos trabajando con jugadoras extras para casos de lesiones en puestos donde tengamos algún tipo de problema.

Ya durante la competición, es necesario controlar horarios, alimentación, entrenamientos y preparación de partidos. Es importante tener claras todas las funciones del cuerpo técnico, pues una semana de competición suele generar mucho estrés en todos los participantes si no se tienen en cuenta los tiempos de descanso y de trabajo y si no se organizan correctamente.

Durante una competición no sólo debemos tener en cuenta los partidos. Los horarios de las comidas, entrenamientos prepartidos, trabajo con la fisioterapeuta, reuniones individuales o de equipo, horarios de descanso y, por supuesto, el partido, hacen que cada segundo del día deba estar correctamente organizado para que los objetivos se cumplan.

Los resultados de todo este trabajo se deciden en sólo unos pocos días de competición. Afortunadamente, en nuestro caso, todo salió a pedir de boca y logramos el objetivo de conseguir una medalla: BRONCE!! Ahora a reponer fuerzas y esperar a los nuevos proyectos de la temporada que viene

61329613_2298008020463179_6788936843510415360_n-1.jpg

61326424_2096039233838232_5930542308909907968_o.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s